“Usamos el cielo porque contiene demasiado carbono”, dice Climeworks.

El carbono es el recurso más valioso del planeta, según Climeworks, que ha desarrollado máquinas que aspiran aire para convertirlo en materiales útiles.

“Capturamos CO2 de la atmósfera”, dijo Christoph Beuttler, director de política climática de la empresa suiza. “Usamos el cielo porque contiene demasiado carbono. Y es un recurso sostenible.

Climeworks ha desarrollado dispositivos de captura directa de aire (DAC) que extraen dióxido de carbono de la atmósfera.

Produciendo plástico y aceite a partir de CO2

En 2017, se inauguró en Suiza la primera planta comercial del mundo para captura directa de aire, que vende el CO2 capturado para su uso en fertilizantes, refrescos y combustibles sintéticos. Actualmente, la empresa está construyendo su decimoquinta fábrica en Islandia, que abrirá este verano.

Si es lo suficientemente amplia, su tecnología podría desempeñar un papel importante en la reducción del carbono atmosférico y, por lo tanto, en la prevención del cambio climático, cree la compañía.

Al mismo tiempo, podría producir grandes cantidades de carbono precioso que podría usarse para fabricar cualquier cosa, desde combustibles hasta plásticos.